Comunicação à trois bandas

Proyectos eTwinning de los centros europeos: Instituto Educación Secundaria San Juan de Dios de Medina Sidonia (Cádiz) España, Escola Secundaria de Pinheiro e Rosa de Faro, Portugal y Lycée Européen de Villers-Cotterêts, Francia

24 noviembre 2006

MI DIARIO EN PORTUGAL

Jueves 16 de noviembre de 2006

Hoy nos vamos de excursión a Portugal. A las 7:45 ya estoy en el pabellón esperando al autobús. Esta lloviendo así que nos metemos debajo del pabellón para no mojarnos, cuando ya han llegado todos (los chicos de Paterna y de aquí) nos montamos en el autobús; sobre las 8 mas o menos salimos de aquí, Medina Sidonia.

Cuando vamos por el camino nuestro profesor Miguel nos pone el CD de música de los portugueses para que lo escuchemos antes de llegar allí, luego escuchamos el nuestro.

Al cruzar la frontera nuestros móviles se han cambiado de compañía telefónica excepto el del conductor del autobús que tendrá problemas durante casi toda la excursión con su línea telefónica.

Cuando llegamos a Faro nos paramos en el instituto de los portugueses para recoger a su profesora Dª Isabel Monteiro, luego nos vamos para el albergue donde dejamos nuestras cosas.

Cuando llegué allí, al albergue, me dieron una mala noticia: ¡yo y otra compañera más teníamos que dormir con una persona desconocida en la misma habitación! Al final nos tuvimos que aguantar, no había más habitaciones.

Mas tarde cuando ya habíamos dejado allí las cosas nos dirigimos al colegio de los portugueses con los regalos, la Ecola Secundária Pinheiro e Rosa. Cuando llegamos nos estaban esperando casi todos en la puerta (¡que vergüenza!).

Nos fuimos presentando y conociéndonos unos con otros con nuestros distintos correspondientes. Yo conocí a Fabio, mi correspondiente, y estuvimos hablando un rato (era una persona encantadora), también se vino con nosotros para hablar y conocer el instituto Carmen Torres y su correspondiente, Hilario. Le di mi regalo y creo que le gustó, como me gustó a mi también su regalo.

Llego la hora del almuerzo y portugueses y españoles nos sentamos todos mezclados, durante la comida (no estaba mal yo creía que iba a ser peor por estar en otro país) seguimos hablando un poco. Cuando terminamos nos fuimos a conocer el centro de Faro, visitamos un museo y una iglesia entre otras cosas. Luego los profesores nos dejaron solos a españoles y portugueses, nos repartimos, todos mezclados y nos fuimos hacia el Forum, un centro comercial muy grande y precioso que incluía una pista de hielo para patinar, algunos nos fuimos hacia allí en autobús o andando, yo me fui en autobús.

Cuando llegamos allí nos enseñaron las tiendas, compramos algo, y luego comimos en un Burger King, los españoles por un lado y los portugueses por otro, eso estuvo mal por parte de lo dos grupos. Más tarde nos fuimos a patinar a la pista de hielo, nos lo pasamos muy bien porque algunos de nuestros compañeros se caían, y nosotros nos reíamos.

Llegó la hora de la despedida, no nos gustó, parecíamos amigos de toda la vida que no nos queríamos separar para el poco tiempo que habíamos pasado juntos (nos hubiera gustado que fuera mas tiempo el que hubiéramos pasado juntos).

Cuando llegamos al albergue y me dirigí a mi habitación con mi otra compañera, Carmen, nos asustamos, lo que decían que era una señora la que iba a dormir con nosotras parecía un hombre. Yo casi no dormí en esa habitación, me fui a otra, solo estuve allí dos o tres horas para dormir un poquito.

Así fue nuestro primer día en Faro, Portugal.

Al día siguiente…….

Viernes 17 de noviembre de 2006

Carmen, Maria Fernández. y yo dormimos en la misma habitación junto con la señora desconocida; Maria durmió en la misma cama que yo, durmió conmigo.

Cuando nos levantamos, rápidamente, Maria se fue para su habitación para vestirse y hacer su maleta, Carmen y yo hicimos lo mismo, nos vestimos e hicimos la maleta muy deprisa. Luego nos fuimos a desayunar al comedor, cuando terminamos todos de desayunar y hacer las maletas nos fuimos a la ciudad de Lagos, todo esto en autobús.

Cuando llegamos allí dejamos las maletas en una habitación del albergue para luego volver y elegir las habitaciones. Íbamos con mucha prisa porque a las once deberíamos estar en la puerta de un museo para visitarlo. Llegamos (creo que a tiempo) y empezamos a ver el museo, era todo muy interesante, a mi me gustó mucho porque me gusta la historia, había cosas muy curiosas como algunos cubiertos muy antiguos y muchas cosas mas (espadas, monedas, medallas…). Lo que más me llamó la atención fueron los yacimientos prehistóricos que se habían encontrado allí, nunca lo había visto en otro lado que no fuera la televisión.

Cuando salimos de allí nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad y buscar un restaurante, cuando lo encontramos nos dimos una vuelta antes de almorzar por el paseo marítimo, nos echamos muchas fotos.

Llegamos al restaurante y empezamos a comer, la comida estaba muy buena, me gusto mucho parecía que estaba en España, cuando estábamos comiendo hubo un problema: a una compañera se le había perdido unos veinte euros más o menos y no tenía más dinero, pero todos nosotros le dejamos dinero.

Cuando terminamos de comer nos dirigimos en autobús (íbamos con el autobús a todas partes) a Ponta de Sagres. Ponta de Sagres es uno de los lugares mas bonitos que he visto hasta ahora, era precioso, con sus acantilados, sus murallas y el mar.

Mientras estábamos allí viendo todo el lugar había una señora que nos iba explicando todo lo que había ocurrido allí hasta entonces, también vimos una pequeña iglesia. Luego seguimos cada uno por nuestro lado para seguir viendo todo aquel magnifico paisaje y echarnos fotos para tener algún recuerdo.

Mas tarde volvimos al albergue donde nos dieron nuestras habitaciones (menos mal que esta vez no tuve que dormir con ninguna señora desconocida). Cuando dejamos las cosas en el albergue salimos para cenar en algún restaurante, al final comimos en una pizzería.

Terminamos de comer y nos fuimos para el albergue, algunas compañeras querían ir a una discoteca, yo no tenia ganas de ir, no fui, y creo que ellas tampoco porque estaba cerrada. Por la noche tardé en quedarme dormida aunque estaba muy cansada y tenía mucho sueño, porque vinieron a visitarnos algunos compañer@s a nuestra habitación.

Así transcurrió nuestro segundo día de excursión en Lagos, Portugal.

Al día siguiente….

Sábado 18 de noviembre de 2006

Al día siguiente no levantamos con mas sueño por haber dormido menos (por lo menos yo) y mas cansados, cansancio que se había ido acumulando todos estos días.

Fuimos a desayunar todos, era el mismo tipo de desayuno que en el albergue de Faro, cuando terminamos cogimos las maletas que ya estaban preparadas y nos montamos en el autobús.

Nos dirigimos hacia la ciudad de Albufeira, era una ciudad muy bonita con muchas tiendas y turistas, había unas playas magnificas, yo pasee durante un rato con mis compañeros por ellas haciéndome fotos y fijándome en cada detalle, en una de las orillas de la playa había hecha una escultura en el suelo con arena, era muy bonita; todo era muy diferente a España, por ejemplo sus calles y aceras estaban hechas de piedras pequeñas puestas unas al lado del la otra formando dibujos geométricos y de diferentes colores como el negro y el blanco grisáceo.

Luego nos fuimos a comer a otra ciudad, comimos en un restaurante donde hacían también pizzas, todo era muy caro, demasiado caro, aunque la pizza estaba muy buena.

Cuado terminamos de comer decidimos que antes había que hacer una parada en otra ciudad que esta casi al lado de la frontera entre España y Portugal, porque yo no había comprado ningún recuerdo de Portugal a mi familia.

Gracias a esa parada de media hora pude traerle un recuerdo de Portugal a mi familia.

El trayecto de Portugal hasta aquí, Medina Sidonia, fue muy largo y pesado, a veces nos quedábamos dormidos otras veces nos hacíamos las fotos típicas del autobús o nos reíamos de algunos sucesos de la excursión como por ejemplo las caídas que tuvimos en la pista de hielo.

En mitad del trayecto paramos en una gasolinera para ir al servicio o comprar algo para merendar porque muchos de mis compañeros, incluyéndome a mi, teníamos mucha hambre.

Sobre las 8 de la tarde mas o menos fue cuando llegamos a Medina Sidonia, nuestros compañeros de Paterna supongo que llegaron un poco mas tarde a Paterna porque después de dejarnos a nosotros aquí en Medina los llevo hacia su pueblo.

Y aquí concluye mi diario sobre la excursión que hemos hecho a Portugal y en la que nos la hemos pasado muy bien. Espero que vuelva a repetirse muy pronto.

Ana Cristina Aguilera Estudillo